Cómo afrontar una entrevista de trabajo

Cómo afrontar una entrevista de trabajo

Te contamos cómo afrontar una entrevista de trabajo

La entrevista de trabajo es una de las piezas clave que utiliza cualquier departamento de recursos humanos de las empresas que buscan ampliar su plantilla.

Si bien los mecanismos utilizados en las entrevistas de trabajo pueden ser diferentes, el objetivo en todas ellas es el mismo: intentar seleccionar a aquellas personas que se ajusten mejor al perfil del puesto de trabajo que se ofrece.

Estás buscando empleo y por fin te han llamado de una empresa. Están interesados en tu currículum y en hacerte una entrevista de trabajo…. Pues sigue leyendo porque te vamos a dar muchos consejos y claves para que puedas afrontar esta herramienta utilizada en los procesos de selección, en las mejores condiciones y así tener más posibilidades de destacar entre el resto de candidatos.

Cómo preparar una entrevista de trabajo

Una premisa fundamental es saber a qué empresa y a qué tipo de puesto estás optando porque tras haber enviado el currículum a decenas de empresas, llega un momento que no sabes bien las características de cada una. Así que, aunque parezca de Perogrullo, repasa las ofertas de empleo a las que te has inscrito y busca datos sobre la actividad de las empresas.

Qué hacer mientras esperas a que te llamen de una oferta de empleo

 

Qué hacer mientras esperas a que te llamen para una entrevistaTras haberte apuntado a diversas oportunidades de empleo estás a la espera de que alguna empresa se ponga en contacto contigo para realizar una entrevista de trabajo. Como quien espera desespera… puedes utilizar tus ratos libres en:

  • Hacer una lista con el nombre de las empresas en las que has presentado tu candidatura y el nombre del puesto de trabajo al que optas. Así, si te llaman podrás saber rápidamente de qué se trata y ofrecer muy buena impresión a la persona que te llama.
  • Revisa tu currículum repasando aquello que te sepas peor, o siempre se te pase comentar. A veces, no se sabe bien por qué, nuestra memoria es selectiva y ciertos puntos puede que los obviemos una y otra vez.
  • Cuando recibas la llamada y se identifiquen, intenta continuar la conversación en un lugar tranquilo y con poco ruido de fondo. Muestra siempre educación e interés. No hagas preguntas que ya debieras saber y recuerda el listado que te hemos aconsejado en el punto anterior.
  • Si te ofrecen quedar en persona para realizar la entrevista de trabajo intenta por todos los medios no poner demasiadas trabas en cuanto al día y a la hora. Esto no es inamovible, pues si el día y hora que te proponen te va a ser casi imposible asistir, mejor no arriesgarse, y proponles otro momento exponiendo la causa.
  • Si te dan a elegir, es recomendable que elijas horas intermedias de la jornada laboral, es decir, ni a primera hora ni a última. Si el entrevistador ha tenido tiempo de sacar adelante un par de temas desde primera hora, estará más receptivo, que si no ha hecho aún esas tareas de primera hora. En cambio, intenta evitar las últimas horas de la jornada en la que el seleccionador pueda estar más preocupado de que se le “hace tarde”, y no podrá terminar otras tareas encomendadas antes del final de su jornada laboral.

Preguntas en una entrevista de trabajo

No dejes para el último momento tu reacción ante preguntas que son previsibles que te realicen durante la entrevista de trabajo. Ensaya las respuestas a solas o con alguien de tu confianza delante esto ayudará a que tengas más confianza en ti mismo.

Te damos estos consejos para que te prepares mejor las respuestas:

  • En tus respuestas nunca hables mal de algún trabajo anterior, ni de ninguna persona de la empresa.
  • No mientas. Antes o después tu mentira te dejará en evidencia. Solo conseguirás hacer perder el tiempo a la empresa y a ti, en último lugar.
  • No peques de falsa modestia, ni tampoco conviertas ciertas virtudes en defectos. Por ejemplo “soy demasiado detallista en el trabajo que realizo y por eso termino la jornada laboral más tarde”.
  • Piensa que puede que realices la entrevista de trabajo en inglés, dependiendo de que lo exijan para el puesto de trabajo ofertado.
  • Al finalizar es el mejor momento para realizar alguna pregunta que se te haya ocurrido durante la entrevista de trabajo que te han realizado. No tengas reparo, siempre es bueno ante el entrevistador que realices alguna pregunta referente al puesto de trabajo a realizar.

10 Preguntas frecuentes de las entrevistas de trabajo

Preguntas típicas que pueden hacerte en una entrevista de trabajo

Te proponemos 10 preguntas que puede que te hagan durante el proceso de selección en la entrevista personal.

1.¿Cuéntame cómo eres?

Intenta resumir lo más posible tu experiencia personal y profesional, y qué valor puedes aportar al puesto de trabajo ofertado en la empresa. Evita alargarte en detalles irrelevantes para ese puesto de trabajo.

2.¿Cuál es la razón de que hayas cambiado varias veces de trabajo en los últimos años?

Sé sincero y ofrece las razones de los cambios de tu empleo anterior, pero siempre con respeto hacia las empresas y empleadores anteriores. Al seleccionador de personal, le preocupa más que seas una persona que a los pocos meses ‘necesita’ cambiar de aires, que las verdaderas razones de si te llevabas mejor o peor con un compañero. Sobre todo en los empleos en los que la empresa te vaya a dar una formación específica, en este caso ponen especial celo en detectar quién es susceptible de querer cambiar de empleo pocos meses después.

3.¿Por qué quieres cambiar de trabajo?

Como siempre debes ser honesto en tus respuestas pero sí debes evitar lo que te pueda perjudicar y no ser negativo sobre la empresa en la que trabajas actualmente o respecto a tu situación, si estás en el paro. Intenta suavizar tus respuestas buscando dar una imagen positiva. Por ejemplo si te vas de tu empresa por problemas con tu responsable directo, no hables negativamente sobre él, simplemente indica que tienes diferentes puntos de vista a la hora de realizar el trabajo si por el contrario estás cansado de tu trabajo actual por rutina por aburrimiento dile al entrevistador que estás buscando un empleo que te motive y sea dinámico.

4.¿Dónde te ves dentro de 5 años?

Esta es una de las preguntas más fáciles de contestar pues el entrevistador solo quiere conocer cómo encaja el puesto ofertado en tu carrera profesional. Si es así, dile que te ves trabajando en esa empresa e incluso coordinando algún área o con mayores responsabilidades en la compañía debido a un trabajo excepcional desarrollado por tu parte.

5.Dime cuál crees que es uno de tus defectos

Intenta no contestar con las típicas frases como soy muy perfeccionista, soy demasiado organizado, no puedo desconectar del trabajo, etc. En cambio puedes endulzarlo diciendo que a veces eres muy competitivo, o mejor aún, explicando un defecto –relacionado con el desempeño del empleo- que tuvieras anteriormente y cuáles han sido los pasos que has seguido para conseguir superarlo.

6.¿Dispones de movilidad geográfica?

En esta ocasión el entrevistador se puede referir a dos cosas. Y puede ser que el puesto de trabajo requiera una movilidad geográfica periódica durante la jornada laboral. Y la otra, que en momentos puntuales se realicen reuniones de trabajo en otra ciudad.

En este caso sé lo más sincero posible pues debes dejar claro si tu vida personal o familiar te lo permite, o bien, si tienes o no medios de transporte para desplazarte.

7.¿Realizarías tareas que no fuera de tu especialidad?

Una vez más te recomendamos que seas sincero al responder esta pregunta pues de ello no solo puede depender ser o no contratado en la empresa, sino que hará depender mucho tu felicidad en ese puesto de trabajo. La empresa quiere conocer, con esta pregunta, tu predisposición y polivalencia en las funciones a desempeñar en el puesto de trabajo. Hay personas que están muy enfocadas a realizar una sola tarea y otras que gustan de cambiar de tipo de tarea cada cierto tiempo.

8.¿Cuáles son tus aspiraciones salariales?

En este caso deberemos sumar a la banda salarial los beneficios sociales que ofrece la empresa a todos sus empleados, pues es parte del salario, o de las condiciones de contratación. En primer lugar puedes esperar a que sea la empresa la que te haga una primera propuesta sobre el salario a percibir o bien aprovechar para exponer cuál sería la banda salarial que aceptarías resaltando tu formación y experiencia laboral. Ten en cuenta que si la empresa ofrece una horquilla salarial muy amplia es porque ha previsto diferentes escenarios y tipos de candidato para el puesto de trabajo y es el que ofrecerán finalmente cuando se decanten por uno de los aspirantes. Esto no es óbice para que tú presentes cuáles son tus pretensiones salariales.

9.¿Cuáles son tus expectativas respecto a esta oferta de empleo? 

Bien, si has elegido esta oferta de empleo, entre otras, será por alguna otra razón. Por ejemplo te puedes referir al sistema de beneficios sociales que aporta la empresa a sus trabajadores, o la jornada flexible, o lo muy especializado que estás en la tarea a desempeñar en el empleo ofertado, o el buen ambiente de trabajo que hay, o la proyección profesional que proporciona el puesto a desempeñar.

10.¿Por qué crees que deberíamos contratarte?

Si no es ésta, será muy similar una de las últimas preguntas que te realizarán durante la entrevista. Identifica claramente qué necesidades del puesto de trabajo que ofrece la empresa cubres con tu perfil. Analiza cuáles son las competencias y exigencias más importantes del puesto vacante, y a continuación resume porqué tu experiencia laboral y actitud personal encajan con el puesto demandado.

Próximamente te enseñaremos cuáles son los 10 errores en una entrevista de trabajo.

La entrevista grupal

Cómo afrontar una entrevista grupal

Durante el proceso de selección no es raro encontrarse que te propongan afrontar una entrevista grupal o una dinámica de grupo. Incluso a veces, es el mismo día de la entrevista cuando nos informan de que nos han invitado a una dinámica de grupo para seleccionar, desde un primer momento, a los candidatos que más se ajustan con lo que la empresa está buscando. Quieren evaluar características como la proactividad, la capacidad de negociación o de persuasión, la iniciativa, el liderazgo, incluso si somos dependientes o autónomos y si sabemos escuchar o comunicar.

Consejos sobre cómo actuar en una entrevista de trabajo grupal

  • Muéstrate tal cual eres, eso sí, con educación y saber estar. Sí aparentas ser lo que no eres, los seleccionadores lo notaran e irá en tu contra.
  • Sé activo no se trata de hablar por hablar, primero piensa y argumenta lo que vayas a decir. Defiende siempre tus posturas con educación. Contesta de acuerdo a las preguntas que se realizan y no te vayas por las ramas.
  • Habla con claridad y cuida el vocabulario que estés utilizando, y adecua tu tono de voz.
  • Una entrevista grupal no tiene por qué estar enfocada a seleccionar al que más destaque sobre el resto, los seleccionadores estarán buscando un perfil concreto y no siempre es el individuo que más destaca, o el que se impone a los demás, de hecho, nunca sabes qué tipo de perfil buscan.
  • Si un candidato responde a una pregunta lo mismo que íbamos a decir nosotros, lo que debemos hacer es argumentar nuestra respuesta brindando un valor agregado a lo que ya se ha dicho, así aportamos valor y destacamos positivamente. Y no responder “yo iba a decir lo mismo que ella o que él”.
  • La gran diferencia entre una entrevista personal y una entrevista grupal es que como candidatos estamos expuestos a más interlocutores, por ello es fundamental no cohibirse y mantener el mismo nivel en las respuestas para tener éxito.
  • El trabajo en equipo, es fundamental en una entrevista de trabajo grupal. Las empresas están especialmente interesadas en que sus equipos de trabajo trabajen en equipo. Por ello debes intentar que todos colaboren como compañeros para llegar a una conclusión final y puedes demostrar así alguna función de liderazgo sin menospreciar, en ningún caso, las aportaciones del resto de candidatos.
  • Tu actitud es muy importante. Escucha a tus compañeros y demuéstrales tu interés por sus opiniones rebáteles con educación y argumentando la solución que tú aportas pero sin interrumpirles y nunca elevando la voz. En este tipo de dinámicas se valora la participación por encima de que las respuestas sean las acertadas.

Cómo vestir para una entrevista de trabajo

 El día de la entrevista de trabajo seguro que nos surge una duda y ¿qué me pongo?. En un principio puede parecer sólo un detalle pero también puede ser más importante de lo que parece. Te aconsejamos que no lo dejes para el final.

En primer lugar intenta averiguar cuál es el vestuario de trabajo que se utiliza en la empresa si conoces a alguien que trabaje en la empresa pregúntale, y si no nada tan fácil como acercarte a la entrada de la empresa en horas de inicio o fin de la jornada laboral para ver cómo visten en general  los empleados.

Siempre deberemos sentirnos cómodos con la vestimenta elegida e intentaremos no sentirnos disfrazados para la ocasión, recordando que debemos adecuar nuestra vestimenta a lo que hemos visto en la empresa.

Tanto si se trata de una empresa formal o tradicional como si se trata de una empresa informal o moderna intentaremos transmitir una imagen profesional y discreta, sin estridencias, evitando los excesos.

Para los hombres, un buen consejo es pedirles que utilicen camisa en lugar de camiseta o una prenda de manga larga, por supuesto, olvídate de las camisetas sin mangas. En cambio las mujeres tienen mayor variedad en la que elegir, aunque se recomienda utilizar mangas cortas, largas o francesas en lugar de tirantes.

En cuanto a los zapatos, en ambos casos, se recomiendan que sean cómodos y cerrados, nunca sandalias o chanclas.

Se debe evitar la ropa con colores excesivamente llamativos o ropas rotas aunque ese sea su diseño original.

Cuidaremos ir a la entrevista bien peinados y, en caso de los hombres, con la cara afeitada y si tienen barba, que se vea cuidada.

Evitaremos las carteras y los bolsos demasiado grandes y aparatosos. No nos vamos de excursión sino a una entrevista de trabajo.

Identifica tres cualidades y tres defectos para la entrevista de trabajo

Una de las cosas que debemos tener claras para afrontar una entrevista de trabajo son nuestras virtudes y nuestros defectos.

Virtudes

Para saber cuáles son nuestras cualidades podemos preguntar a las personas de nuestro entorno cercano, o a nuestros compañeros de trabajo, cuáles creen ellos que son nuestras virtudes. Con ellas haremos una pequeña lista y nos aprenderemos de memoria al menos tres, que intentaremos poner en valor a lo largo de la entrevista de trabajo, siempre con respecto el puesto de trabajo ofertado. Así ofreceremos al entrevistador una visión positiva de nosotros. Las empresas buscan saber cuáles son los candidatos más indicados analizando estas competencias.

Te ponemos algunos ejemplos que te podrían servir para elegir tres cualidades:

  • Compromiso
  • Honestidad
  • Capacidad de aprendizaje
  • Actitud
  • Flexibilidad
  • Responsabilidad
Defectos

Al igual que en el caso de las cualidades, hay que recordar que la empresa no nos está preguntando por nuestros defectos o debilidades personales, sino por las profesionales. Por tanto, y en todo caso, intenta que los defectos que expongas no tengan relación con el empleo al que te has presentado. Es decir que no tengan un paralelismo directo con aquellas tareas o actividades que vas a desarrollar en ese futuro puesto.

Además siempre refiérete a tus defectos en pasado y de forma positiva, demostrando que los has superado y explicando cómo te han ayudado a superar retos profesionales siendo en la actualidad mejor.

Por ejemplo:

  • Antes trabajaba solo en un proyecto a la vez, pero tras determinados cambios en mis hábitos -que explicaremos al entrevistador- he aprendido a confiar en mis decisiones siendo más eficiente y rápido y pudiendo administrar varios proyectos a la vez.
  • Antes esperaba la fecha límite para terminar y entregar mis informes, pero ahora gracias a determinadas técnicas -que explicaremos al entrevistador- he comenzado desde hace tiempo administrar mejor mi trabajo y entrego los informes incluso con antelación.
  • Me costaba hablar en público y eso hacía que me pusiera muy nervioso y me sintiera incómodo. He realizado varios cursos que me han preparado específicamente para este tipo de situaciones y como verá ahora me expreso en público sin problemas.

Todos tenemos defectos por lo que no deberías aparentar ser una persona perfecta, en una entrevista de trabajo van a valorar que seas capaz de reconocer tus errores y que intentes mejorarlos y, por supuesto, que encajes con el puesto de trabajo orfetado.

 

 

 

También te puede interesar...

Deja un comentario