Cómo encontrar trabajo

Cómo encontrar trabajo

Nadie dijo que la búsqueda de trabajo fuera rápida y fácil, y si has llegado hasta aquí, es muy probable que sea porque pensamientos como: “quiero trabajar, necesito trabajo y dónde busco trabajo” se te estén pasando continuamente por la cabeza, lo que hace que estés dando vueltas por internet para encontrar la clave definitiva que te haga encontrar trabajo de una vez por todas.

Ante esta situación hay que ser realistas, no existe una panacea o una acción concreta que al realizarla te haga encontrar un empleo de la noche a la mañana, pero sí puedes seguir los consejos sobre cómo buscar trabajo que te ofrecemos en este post. Te ayudarán en todo el proceso de búsqueda de empleo, desde gestionar la presión, hasta centralizar la búsqueda en base a tus objetivos profesionales.

Cómo encontrar trabajo

Fíjate objetivos y define una estrategia

Antes de poner en marcha todas las recomendaciones que planteamos en este post, debes empezar de cero y dejar atrás todo lo que has hecho anteriormente para buscar trabajo. Una vez nos situamos en la casilla de salida, debemos ser muy conscientes de que la búsqueda de trabajo, supone un trabajo en sí mismo, por lo que conviene que te tomes un pequeño tiempo para establecer un horario que organice tus tareas diarias, creando así un hábito de búsqueda de empleo.

Cuando te hayas organizado, es hora de focalizar o centralizar tu búsqueda de empleo. Antes de empezar a mandar cientos currículums a empresas u ofertas de empleo y generarte un estrés innecesario, es muy recomendable que te centres en ti mismo, definiendo tus fortalezas y debilidades, y te preguntes: “¿Qué experiencia y formación tengo?”, “¿en qué puesto me gustaría trabajar?”, “¿dónde?”, “¿qué es lo que me motiva?”, “¿qué es lo que no quiero?”.

Todas estas preguntas te ayudarán a situar y definir tu perfil profesional a la vez que estableces tu objetivo profesional. Después, márcate pequeños objetivos que cumplir y define la estrategia que vas a seguir para conseguirlos. Por ejemplo, un objetivo podría ser el de hacer más atractivo tu currículum para captar el interés de las empresas, la estrategia para conseguirlo sería realizar algún curso o formarte en algo que te guste y que a su vez esté enfocado al sector o al trabajo que te motiva.

Por último, una vez tengas claro hacia dónde quieres enfocar tu futuro laboral, haz una lista con las empresas para las que te gustaría trabajar y los posibles puestos en los que se requieran habilidades que tú tengas o en los que creas que tu formación y perfil profesional encaja. Solo así, cuando te dispongas a buscar trabajo, postularás a ofertas que realmente te encajen, algo que te facilitará mucho la búsqueda.

La actitud es muy importante

El proceso de búsqueda de empleo puede ser largo y complejo, por lo que resulta imprescindible ser conscientes de ello para no desesperarse y mantener la calma porque, aunque pueda parecer un tópico, las mejores oportunidades surgen en los momentos más inesperados. Si organizas tu búsqueda y te planificas, como te hemos comentado, podrás aumentar la sensación de control de la situación y controlar tus emociones.

Además, debido al desgaste que suele provocar buscar trabajo, es normal sufrir altibajos por lo que es muy importante fortalecer nuestra mente. Y te preguntarás ”¿fortalecer la mente? ¿en qué sentido?”. Pues es muy sencillo, simplemente basta con mantener una actitud positiva en todo momento, confiar en ti mismo y en tus capacidades poco a poco (no sirve de nada compararte con los demás, cada persona es un mundo), y convencerte que eres capaz de conseguir todo lo que te propongas.

Para reforzar el positivismo también puedes evitar los pensamientos negativos, sonreír y valorar los pequeños buenos momentos antes de terminar cada día. Se paciente, constante y tenaz, porque todo aquello que te propongas requerirá un gran esfuerzo.

Preséntate a ofertas adecuadas

Busca mucho, averigua toda la información que puedas sobre las empresas y las ofertas que más te interesen. No se trata de enviar currículums a todo lo que veas, porque al final tendrás opciones que ni siquiera te interesan.

Así que, cuando veas publicada una oferta no te fíes solo del título, analiza todo el contenido y valora:

  • Si el puesto realmente concuerda con tus objetivos profesionales (los que te marcaste en el primer punto)
  • Tu perfil profesional
  • Tus habilidades
  • Si las funciones a realizar te motivan
  • Si requiere experiencia
  • El sueldo
  • Tipo de contrato…

Interpretar toda esta información hará que no te desvíes de tu objetivo, declinándote solo por aquellas ofertas que realmente te atraen, evitando distracciones y pérdidas de tiempo, concentrando tu potencial únicamente en las que merecen la pena.

Utiliza todas las posibilidades que te ofrece Internet

Como no todas las ofertas de trabajo se encuentran en todos los portales o plataformas de empleo, es necesario que diversifiquemos nuestra búsqueda y nos aprovechemos de todas las fuentes que nos ofrece internet. Ya que cada vez son más las empresas que deciden buscar a sus candidatos a través de las redes sociales tanto por el ahorro de costes, como por la segmentación de perfiles que ofrece. Las opciones más útiles para buscar trabajo en Internet son:

1.Utilizar las redes sociales para buscar empleo. Puedes utilizar Linkedin para buscar trabajo, ya que se trata de una red especializada y enfocada en ello, donde su utilidad no solo se limita a la importancia de tener el currículum actualizado y postular en diferentes ofertas, sino también en la búsqueda activa de candidatos que hacen las empresas entre todo su universo.

Utiliza todas las posibilidades que te ofrece Internet cuando busques trabajoPor otro lado, a través de redes sociales como Facebook, podemos seguir el perfil de empresas generadoras de empleo, o participar en grupos segmentados por zonas y creados especialmente para la búsqueda de empleo.

2.Buscar páginas de empresas que ofrezcan puestos de trabajo de otras empresas a través de un portal de empleo, o por el contrario, dirigirte directamente a las páginas web de las empresas en las que estás interesado, ya que muchas de ellas publican en su sitio web los puestos de trabajo que se encuentran vacantes en la compañía ese momento.

En esta tarea es fundamental que construyas tu marca personal y cuides la imagen que muestras en internet, ya que las fotos que subes o los contenidos que compartes pueden ser susceptibles de ser vistos por las empresas que buscan candidatos.

Trabaja el Networking

Enviar el currículum a través de Internet o incluso por el método tradicional no es suficiente. Para complementar todas estas formas de buscar trabajo utilizamos el networking.

El networking consiste establecer una relación tanto con personas conocidas, como con las nuevas que están por conocer para compartir conocimientos, ayudarse y colaborar juntos. Es importante cuidar y mantener este tipo de relaciones porque quién sabe si alguna de todas las personas que conoces o has conocido recientemente tiene una oportunidad laboral para ti.

Nunca es tarde para recuperar el contacto con viejas amistades, compañeros de la universidad, conocidos, etc. Acude a ferias o eventos de tu sector, no solo aprenderás, sino que también conseguirás networking de calidad conociendo a profesionales especializados que pueden resultarte útiles en el futuro. Cada nueva relación que establezcas, generarás una nueva oportunidad de empleo.

Aprovéchate de redes sociales como Linkedin para hacer crecer tu red de contactos y junto al resto de tus familiares, amigos y conocidos, comunícales que estás buscando trabajo. Si cuidas y mantienes estas relaciones, en algún momento alguien se acordará de ti cuando se entere de que otra persona, un amigo o en su empresa ofrezcan un puesto que pueda interesarte.

Y como en esta vida para recibir, también hay que dar, intenta ayudar a los demás y acuérdate de tu red de contactos cuando sepas de alguna oportunidad, en general los españoles somos muy agradecidos 😊

Vuelve al método tradicional

Es muy importante que no te conformes, ni te obsesiones con buscar empleo a través de internet, es bueno que, una vez termines de hacer tu currículum, te imprimas unas cuantas copias junto con unas cartas de presentación y te acerques a las empresas que te interesan para mostrarles tu interés en ellas y así te conozcan personalmente.

Aunque parezca mentira, muchas empresas valoran el esfuerzo de tomarse la molestia de imprimir el currículum, desplazarse hasta su empresa e interesarse por ella personalmente. Este pequeño acto, puede conseguir diferenciarte del resto de candidatos ya que, al vivir en una era tecnológica, es mucho más común postular a ofertas a través de correo electrónico, redes sociales o portales de empleo, que el hecho de entregar el currículum de forma física, manteniendo un contacto más directo y personal.

También puedes presentarte en oficinas de trabajo temporal, para que profesionales de Recursos Humanos te conozcan y te ayuden en tu búsqueda de empleo, o incluso aunque suene casi prehistórico, puedes leer las ofertas que algunas empresas aún publican en los periódicos.

Y si decides llevar a cabo este consejo, debes tener en cuenta no solo dejar el currículum a la persona adecuada, si no hacerlo en los periodos en los que las empresas buscan más profesionales, como por ejemplo antes o después del verano o antes de navidad.

Sé una persona inquieta

El hecho de no tener trabajo, no implica que solo tengas que dedicarte a buscar empleo. Es muy importante que aproveches el tiempo que tienes disponible para seguir formándote. Algo que no solo te servirá para hacerte sentir útil y hacer crecer tu autoestima, sino que también aumentará tus conocimientos y con ello, tus posibilidades de encontrar un empleo. Además, las empresas valorarán que durante el tiempo que no has estado trabajando, te hayas preocupado por seguir formándote y desarrollando aptitudes.

Identifica las posibles habilidades o experiencias que podrían beneficiar y diferenciar tu candidatura, y busca información acerca de las instituciones o centros que pueden ofrecerte la formación que necesitas. Existen muchas opciones tanto de pago, como gratuitas que te ayudarán a mantenerte distraído y a no desanimarte.

Cuida tu currículum y tu carta de presentación

El currículum es uno de los pilares fundamentales en la búsqueda de empleo, ya que en la mayor parte de las ocasiones resulta determinante a la hora de descartar candidatos. De ahí la importancia que tiene el dedicarle tiempo para tenerlo actualizado, sin faltas de ortografía y con un diseño bonito que logre diferenciarnos.

Para mostrar a las empresas que eres la persona ideal para el puesto que ofertan, debes crear tu currículum desde cero para que contenga toda aquella información más actual y relevante sobre tu perfil y habilidades. Adapta tu currículum a cada oferta de empleo y destaca en cada uno la experiencia, formación o habilidades según te convenga en cada caso. Si no sabes cómo empezar a hacer tu cv, siempre puedes apoyarte de plantillas de currículum gratis que encuentres por la web.

Como de lo que se trata es de diferenciarse del resto de candidatos, es muy recomendable que junto al currículum entregues una carta de presentación donde expongas tus intereses y motivaciones, mostrando tu entusiasmo por la oferta y tu conocimiento sobre la empresa.

Prepárate bien la entrevista

La entrevista personal es otro de los pilares fundamentales dentro del proceso de búsqueda de empleo, ya que es la única oportunidad que tenemos para “vendernos”, es decir, mostrar al/la reclutador/a que somos el profesional que necesitan. Por ello, para conseguir causar una buena impresión, es importante que conozcas las claves para afrontar una entrevista de trabajo y te informes sobre cómo comportarte, qué ponerte o incluso qué preguntas prepararte.

Prepárate bien la entrevista cuando busques trabajoPara superarla con éxito es muy importante que antes de ir a la entrevista investigues y te documentes bien sobre la empresa, el sector y el puesto que se oferta. Mantente bien informado sobre toda su actividad ya que podrían preguntarte sobre ello. Y para que no te pillen desprevenido/a, prepárate las respuestas a las típicas preguntas trampa que podría hacerte el reclutador durante la entrevista.

Por último, durante la entrevista muestra tu marca personal para poder diferenciarte del resto de candidatos. Y no olvides definirte a ti mismo, tus debilidades, fortalezas, tu perfil profesional, etc, es algo por lo que seguro te preguntarán.

Desconecta

Seguro que alguna vez has escuchado la frase en latín “Mens sana in corpore sano”, lo que no sabrás es qué tiene que ver esta frase del antiguo Roma con la búsqueda de empleo.  Esta frase hace referencia al equilibrio entre cuerpo y mente, «mente sana en un cuerpo sano», es decir, si cuidas tu salud física cuidarás tu salud mental y emocional.

Cuidar tu alimentación, hacer deporte o caminar no solo conseguirá distraerte del proceso, sino que también provocará que te sientas mejor contigo mismo reforzando incluso tu autoestima. Fortaleciendo tu cuerpo, fortalecerás también tu mente.

Todo esto es importante para la búsqueda de empleo porque, como hemos comentado en el segundo consejo, resulta vital tener una actitud positiva y una fuerte autoestima para enfrentarse a este proceso, en ocasiones desesperante.

En cambio, si llevas una vida sedentaria, te quedas en casa y no te relacionas con el mundo que te rodea, al final acabarás desmoronándote, así que ¡anímate! Recompensa el esfuerzo de cada día, desconecta y queda con los amigos para reponer fuerzas.

Buscar trabajo sin experiencia

Buscar trabajo sin experienciaSeguir estos 10 pasos te servirán para buscar trabajo con experiencia y sin experiencia. Sin embargo, si aún te sientes algo inseguro al buscar trabajo sin experiencia siempre puedes: hacer voluntariado (te mantendrá activo a la vez que consigues experiencia y conoces a gente), realizar prácticas o becas formativas (después de terminar tu formación puede ayudarte a tomar un primer contacto con el mundo laboral y acumular tu primera experiencia en un entorno real) y ser flexible con las oportunidades que se te presenten (a veces aceptar otros trabajos que no se ajusten del todo a lo que buscamos, puede beneficiarnos, de todo se aprende).

 

Dicho esto, ya solo te queda poner en práctica estas recomendaciones para estar más cerca de conseguir tus objetivos. Esperamos que te haya sido de utilidad y si además te ha gustado, te animamos a compartir el contenido para ayudar a personas en la misma situación.

También te puede interesar...

Deja un comentario